Verano! Ideal para comidas frías

comidas frías para el verano

El verano, es momento de generar cambios, para recibir el año nuevo, renovados. Podés arrancar tus mañanas temprano y aprovechar las primeras horas del día para salir a caminar, correr, o tal vez ir en bici al trabajo. De esta manera, ponemos el cuerpo en movimiento, evitando las horas de calor extremo.

A su vez, contamos con una variedad de verduras y frutas increíbles y las altas temperaturas nos invitan a incorporar comidas frescas, sin excusas. Podemos sorprender a nuestras familias o amigos con ensaladas que combinen verduras y frutas, buscando el contraste de sabores, texturas y diversidad de colores.

La imaginación corre por tu cuenta…

Entradas

Si tenés invitados en tu casa, podés organizar una entrada diferente para acompañar un trago, un jugo, una limonada o bebida refrescante. Una picada que incluya verduras y algunos dips con mezclas ricas para comer sin culpa, combinados con bastoncitos de apio, pepino y zanahoria que suplantan a los grisines o panes.

Podés acompañar con rabanito rallado, remolacha cruda rallada o huevo picado. Para los dips, podés usar como base el queso blanco descremado untable y agregar alguna de estas opciones:
– Una cucharada de mostaza de dijon y ciboulette picado.
– Hojas de albahaca y unas gotitas de jugo de limón.
– Combiná el queso untable con atún al natural y cebolla colorada en brunoisse.
– Combiná el queso untable con alcaparras y una cucharada de mayonesa.
– Guacamole.

 

Plato principal

Las verduras de estación son muy diversas: lechugas de distintos tipos, espárragos, chauchas, rúcula, radicheta, repollo blanco y colorado, berenjenas, zapallitos, brócoli, puerro, cebollas, rabanitos, tomates, zucchini… prácticamente una variedad donde seguramente vas a encontrar tus preferidas.

La combinación de texturas y distintas temperaturas puede alentar a los que se resisten a las ensaladas: combinar un colchón de verduras de hojas con cuadraditos de calabaza al horno (tibios), morrones asados y una vinagreta que aporte una combinación de aceto, mostaza de dijon, salsa de soja, un toque de miel y aceite de oliva.

Es muy original y gourmet combinar verduras con frutas en una ensalada. Probá estas combinaciones: verduras de hoja con durazno, o melón o pomelo (todas de estación). Podés acompañar con un toque de frutos secos (pistachos, nueces o almendras picadas) y rodajas de palta. Si no tenés mucho tiempo, podés agregar brócoli o chauchas que vienen congeladas.

Una alternativa interesante es combinar las verduras con un cereal que nos aporta energía, especial para los días donde tenés programado hacer ejercicio: arroz integral, tabule o papines a tu ensalada.

Si vas a utilizar carnes elegí los cortes magros, como rostbeaf, peceto o bien pechuga de pollo o bien lomos de atún y si querés lucirte, completá con salmón ahumado. Para acompañar no puede faltar los pickles, los pepinos agridulces, los tomates disecados e hidratados y mostazas saborizadas.

Postre

Es el mejor momento del año para amigarte con las frutas, ya que contamos con variedad: frutillas, cerezas, damascos, ciruelas, duraznos, melón, sandía, mango, uvas y pomelos.